sábado, 28 de mayo de 2022

La iluminación y la seguridad

El control de la contaminación lumínica tiene que ver con una correcta iluminación; hay que iluminar de forma adecuada al entorno del que se trate, evitando el gasto innecesario y otras consecuencias.

Cuanta más luz, mejor?. La respuesta es NO.

Y es que la pupila del ojo se adapta mejor cuando el nivel de luz está en consonancia con el entorno. Un alumbrado intenso puede proporcionar una sensación subjetiva de seguridad, pero produce sobre todo deslumbramiento cuando se pasa de una zona de sombra a otra con mucha luz. Cuando la luz deslumbra, no se ven objetos o personas menos iluminados.

A partir de determinado nivel de iluminación no hay ninguna ventaja que justifique gastar más. Los niveles óptimos de iluminación según las zonas están bien estudiados y verificados.

En el caso de la seguridad vial, el exceso de iluminación produce la relajación de la alerta en la conducción lo que, junto a la fatiga visual, contribuye a incrementar las situaciones de riesgo y los accidentes.

Para ganar seguridad no se necesita más iluminación sino mejor visibilidad, y eso se consigue con una mayor uniformidad, evitando que haya zonas muy iluminadas junto a zonas de sombra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario