viernes, 17 de junio de 2022

Los paneles luminosos

Un panel luminoso LED está formado por miles de puntos programables, con los que se forman imágenes. Se pueden mostrar múltiples anuncios en un único espacio y su contenido se puede modificar de forma remota.

Está diseñado para que sus mensajes se lean a pleno día. Produce imágenes con un elevado brillo, tanto como para que destaquen incluso sobre el fondo luminoso del cielo. En muchos casos, el brillo diurno se mantiene también durante la noche.

Mientras que la luz de las luminarias puede ser apantallada, los paneles, por su propia naturaleza y fines, esparcen su luz en todas direcciones, deslumbran e irrumpen en la intimidad de los hogares.

Pero, además, la publicidad de los paneles distrae a conductores y viandantes. Nuestro cerebro presta mucha más atención a las imágenes cambiantes que a las imagenes publicitarias estáticas tradicionales. Y esta distracción es una fuente de accidentes.

De poco sirve esforzarse en diseñar una buena iluminación urbana, con luminarias respetuosas con las normas, si se permite esta otra forma de contaminación de actividades comerciales privadas.

Es un problema para el que no hay aún una normativa adecuada que proteja a las personas de su intensidad excesiva y limite racionalmente sus horarios.

Este panel deslumbra, ilumina en todas direcciones y causa luz intrusa en los edificios (hasta la última planta... y más allá).

 

 

Otras consecuencias de la contaminación lumínica

Sobre la calidad del sueño

Resultados de diversos estudios en distintos países muestran que:

  • Las personas más expuestas a la luz nocturna duermen, en promedio, media hora menos que las que viven en áreas con iluminación más baja. Y tienen tendencia a acostarse más tarde.
  • Una gran mayoría de personas en áreas con alto nivel de iluminación nocturna manifiestan que tienen cansancio y somnolencia durante el día.

Sobre propagación de virus

Las luces blancas y brillantes pueden resultar relevantes en esta propagación a través de especies animales (aves), que se ven atraidas por estas luces y que actúan como intermediarias. Esto ha sido bien estudiado en Florida (EEUU) en el caso del mosquito portador del virus del Nilo, en zonas húmedas y en la cercanía de aguas quietas y en orillas.



 

lunes, 13 de junio de 2022

La cronodisrupción y la salud

La cronodisrupción constituye un riesgo identificado de diversas patologías. Numerosas investigaciones alertan de los riesgos para la salud por una inadecuada exposición a la luz. 

Las investigaciones muestran que la cronodisrupción está relacionada con el aumento de la incidencia de síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares, alteraciones cognitivas y afectivas, aumento del riesgo de algunos tipos de cáncer (mama, próstata y colorrectal) y envejecimiento prematuro.

Para mantener un adecuado ciclo circadiano es necesaria oscuridad durante la noche y la exposición a luz brillante durante el día. El día debe ser día, y la noche, noche.

Con las evidencias científicas que se tienen y aplicando el principio de precaución, hay que seguir trabajando en el desarrollo de nuevas tecnologías de iluminación que protejan nuestro reloj interno.

La ruptura del ciclo circadiano

Cada vez pasamos más horas del día en lugares interiores, con falta de luz natural, mientras que nuestras noches están cada vez más iluminadas.

De esta forma se aumenta la brecha entre nuestros hábitos y los sincronizadores naturales del sistema circadiano.

Y pagamos por ello con la ruptura del ciclo circadiano o cronodisrupción.

La cronodisrupción es la alteración del orden temporal interno de los ritmos fisiológicos, bioquímicos y/o de comportamiento en relación con los sincronizadores externos, de los que el más importante es el ciclo luz-oscuridad.

En la cronosdisrupción se produce una disminución de la amplitud de este ciclo, avances o retrasos entre el “marcapasos” y los relojes periféricos y, en algunos casos, la asincronía total entre ellos.

 Contribuyen a generar la cronodisrupción:

  • La exposición a la luz durante la noche, y es aquí donde entra la contaminación lumínica
  • La escasa exposición a la luz natural durante el día,
  • Un bajo contraste en el ciclo luz-oscuridad.

La cronodisrupción se produce de forma muy evidente en el grupo de los trabajadores a turnos, con turnos de noche permanentes o cíclicos. Y es en ellos en los que se detectan muchas de las consecuencias citadas.

Pero la iluminación inadecuada en las horas diurnas tiene también sus efectos sobre el ciclo. Por ejemplo, la luz permanente en las unidades de cuidados intensivos, puede causar síndrome de confusión. O en unidades de cuidado neonatal, que dificulta la consolidación del patrón sueño-vigilia de 24 horas.

Otro aspecto importante; la luz que no forma imágenes

En la retina, además de conos y bastones, hay células ganglionares, que no sirven para que veamos imágenes, sino que son sensibles a la cantidad de luz que reciben. Es decir, hay efectos "no visuales" sobre el sistema circadiano, que son más marcados cuando ésta contiene una mayor proporción de azul.